martes, 28 de septiembre de 2010

Después de Tí

Después de ti
no es fácil vivir la vida
sin medir el tiempo,
ni es simple levantarse cada día
sin hacerle caso al miedo.

Después de ti
llevo los ojos bien abiertos
por si apareces una noche
suspendido de una estrella
o si te asomas
en el reverso de mis sueños.

Después de ti
se ha quedado entumecido
el ahuecado nicho de mi pecho
en mi boca la palabra dulce se desgaja
antes de rodar perdida en el silencio.

Después de ti
la cristalina gota de rocío
ya no humedece mi jardín,
el sol ha ennegrecido sus destellos
y la primavera
ya no quiere sonreír.

Después de ti,
las púas poblaron mis senderos,
los recuerdos avaros
van disputando mi dolor
y yo,
descalza y mendiga
voy toda quebrantada
suplicando fracciones de tu vida.

Después de ti
la dicha que veo en el mundo
se va tornando salmuera
perversamente vertida
sobre mi piel muy gastada
y muy herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario